Creí que con el tiempo
La muerte de Caín
Sería un bello gesto
Que tendría la humanidad

Para enseñar al hombre
Como tiene que vivir
En paz y en armonía
Terminando la maldad

Creí que con el tiempo
Cayendo el salegrí
Caerían todos los juicos
Que inculcaban al dolor

Que ya no había intereses
En entregar a nadie más
Y menos por dinero
Como se entregó el amor

Ella con cuerpo celeste y piel de seda
Conjuro caldero que envenena
A todo sentido que llora y duele
Ella, trescientas de cal y una de arena
Vive en tu llanto como una sirena
Electo al aire que más le conviene

Creí que con el tiempo la muerte de Caín
Su estirpe quedaría y en pos de la extinción
El día que mis ojos permutaron hacia ti
Sería pa darle cuerda a ese reloj de mi ilusión

Creí que con mi forma de ver el atardecer
Te enseñaría las luces que te encienden el corazón
Que nunca estés a oscuras y respires junto a mí
Cuanto más duro vea en tu destino nuestro adios

Creí que con el tiempo la muerte de Caín
Su estirpe quedaría y en pos de la extinción
El día que mis ojos permutaron hacia ti
Sería pa darle cuerda a ese reloj de mi ilusión

Creí que con mi forma de ver el atardecer
Te enseñaría las luces que te encienden el corazón
Que nunca estés a oscuras y respires junto a mí
Cuanto más duro vea en tu destino nuestro adios

Mentiras, de cada diez palabras nueve son mentiras
He visto como amas como usas y tiras
A veces el destino te devuelve la moneda con tu misma piadosa

Mentiras, de cada diez palabras nueve son mentiras
He visto como amas como usas y tiras
A veces el destino te devuelve la moneda con tu misma piadosa

Mentira

La blanca trae cosas buenas sobre el amor
Y no pensaba si quiera existí la maldad
La letra pequeñita nunca me la leí
Y me entregué al amor como si nunca jamás

Probé la dulce miel que tu boca me dio
Fui un alumno noble en las cosas del querer
A paso lento del corazón
Supe como sabía el sabor de ayer

Y por qué ella se aleja, se acerca, se queda
Con el egoísmo
Y viste de largo mi ausencia

Ella que en mi corazón deja mella
Se encierra en su fortaleza
Se rie de mi decandencia

Ella se aleja, se acerca, se queda
Con el egoísmo
Y viste de largo mi ausencia

Ella que en mi corazón deja mella
Se encierra en su fortaleza
Se rie de mi decandencia

Ella se aleja, se acerca, se queda
Con el egoísmo
Y viste de largo mi ausencia

Ella que en mi corazón deja mella


Añadido por

VerLetra

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VIDEO