Ya asoma la luna entre las nubes
Y, tu rostro, a esta última luz
Te delata en la escena final
Del caso preferido de Sherlock Holmes

Te clavaste tú solo a la cruz
Y te quedaste
Definitivamente quieto

Un camello sediento en el desierto
No se hace ni versos, ni ilusiones
Perdido el sentido en lo que escribes
Perdido el frijol en tus fogones

Perdidas las señales de la rima
Ni tú eres paranoico
Ni nadie te persigue

Sólo intenta encontrar
Tu espacio
Cuando a tu alrededor
Todo se estrecha

Los inmortales están
Bajo tierra
Y sus cenizas se perderán
Como todo lo demás
Sin dejar huella

Ya asoma la luna entre las nubes
Y, tu rostro, a esta última luz
Te delata en la escena final
Del caso preferido de Sherlock Holmes

Te clavaste tú sólo a la cruz
Y te quedaste
Definitivamente quieto

Has salido de la casa obstinada
De un pasado triste y desvalido
Y largo como raga de sitar
En cinta magnética repetida

Como memoria de una ciudad
Cuyo dolor
Ya no te concierne

Sólo intenta encontrar
Tu espacio
Cuando a tu alrededor
Todo se estrecha

Los inmortales están
Bajo tierra
Y sus cenizas se perderán
Como todo lo demás
Sin dejar huella

Sólo intenta encontrar
Tu espacio
Cuando a tu alrededor
Todo se estrecha

Los inmortales están
Bajo tierra
Y sus cenizas se perderán
Como todo lo demás
Sin dejar huella

Letra: https://letrasbd.com/enrique-bunbury/los-inmortales/


Añadido por

VerLetra

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VIDEO