Marchita el alma, muerto el sentimiento
mustia la faz, herido el corazón
vagando errante por camino incierto
sin esperanza ya, sin esperanza
de alcanzar su amor

Yo quise hablarle, y decirle mucho, mucho
y al intentarlo, mi labio enmudeció
nada le dije, porque nada pude
pues era de otro ¡ay!, pues era de otro
ya su corazón

Vagando errante por camino incierto
sin esperanza ya, sin esperanza
de alcanzar su amor

Yo quise hablarle, y decirle…


Añadido por

VerLetra

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VIDEO