El campo es santo
La ciudad no tanto
Obsequia su vino
En silencio
Quimera de luna
En oro mayor
Nostalgias imperiales
Caballito de totora
Caído en el olvido
Por haber padecido tanto

Riega mis desiertos
De cuerpo prestado
De ojos de eucalipto
Y pupilas de ciego
Cartas delirantes
De tarot Marsella
Y huésped temporal
Inquilino en la tierra
Que ha visto monstruos
Más lindos que hombres como tú

Bajo este cielo peregrino
Y de puro aburrimiento
Las especies congregadas
Decidimos subsistir

Despiertos – dormidos
Sonámbulo herido
Llorar se nos hizo
Un tick tan frecuente
Tantas veces tanto
Callando a mil naves
Y las alas de tus pies
De plumas de quetzal
Recaudadas en ofrendas
Sacrificios de tu propia sangre

Bajo este cielo peregrino
Y de puro aburrimiento
Las especies congregadas
Decidimos subsistir


Añadido por

VerLetra

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VIDEO