Cuando descubro la maravilla de ser
El que se esconde de madrugada en tu piel
El que vuelve cansado de recorrer la ciudad
Desesperadamente enamorado de tus ojos
Que a los míos acarician con cuidado
Tenaz, lo sé y también yo no sé

Mírame bien, mírame bien
Que la locura puede ser un ejercicio de amor
El precipicio donde se suicida el dios que está en mí
Y también está en ti

Mírame, mírame, mírame, mírame siempre
Mírame tú morena mía de mi cartagena
Óyeme, óyeme

Mírame bien, mírame bien
Que la locura puede ser un ejercicio de amor
El precipicio donde se suicida el dios que está en ti
Y también está en mí…


Añadido por

VerLetra

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

VIDEO